Jazz invertebrado

Después de pedirle perdón al muchacho que choqué en la puerta al entrar, nos sentamos como pudimos en una mesa donde había un grupo de croatas. El jazz hipnótico que emanaba el cuarteto nos abrazó al instante.—Una cerveza, por favor.Miramos a las croatas y ellas nos...