This post is also available in: enEnglish

Si querés saber lo que es el Sofar

podés leer las reseñas del Sofar N° 11 y N° 12.

Finalmente, luego de ser invitado a dos eventos consecutivos, salí sorteado por primera vez para participar del Sofar y me tocó a mí invitar a un acompañante. Debo tantos favores que me sobraban candidatos y me faltaban lugares.

El sitio elegido por los organizadores para la primera experiencia Sofar del año fue el predio El Galpón, ubicado en Gonnet. Para ser completamente honesto, me sentía bastante escéptico: ¿cómo van a hacer para superar el evento anterior, realizado en un campo, con pintura en vivo y cata de vinos? Sí, las comparaciones son odiosas; pero, a la vez, son inevitables. Los seres humanos solo podemos entender lo que experimentamos a través de la comparación con experiencias anteriores.

Y esta experiencia, otra vez, fue mágica. Nos recibieron con Jorge Drexler y Mon Laferte, con Sig Ragga, con Pérez, con Un Planeta, con Nonpalidece, y ya supe que la cosa no podía salir mal. Asumí que el evento se iba a desarrollar en la cancha de fútbol contigua, pero estaba totalmente equivocado: este predio también cuenta con un galpón que parece una ferretería antigua con decoraciones hipster y cuadros armados con collage. Cayó la noche (muy amena, por cierto, para ser otoño) y prendieron las velas. La mesa estaba servida.

Ya con todos sentados en alfombras rodeando el escenario, el staff nos presentó a Emilia Inclán. Firme como un mástil, con la guitarra al cuello, un teclado al frente y una pedalera por debajo, ella nos enseñó que una persona puede ser una banda. Utilizando la pedalera para crear loops, tocó el bajo, el teclado, la guitarra, la batería, y cantó y se hizo sus propios coros. Desplegó un estilo electro-funk que es el que caracteriza a su disco Canciones posibles, que mezcla citas de Saramago con canciones sobre la inundación.

Al mismo tiempo, sobre la pared del fondo, Marina Raggio creaba visuales sumamente complejas en vivo con algunos recortes de papel que combinaba con maestría. La conmovedora voz angelical de Emilia tocó mis fibras más íntimas y sentí como se me erizaba la piel. Eso es todo lo que busco en un artista: que me haga emocionar y que me transmita su pasión por la música.

El segundo artista en subirse al escenario fue Matías Kekes. Nuevamente, una persona, una banda. Matías tiene un estilo spinettesco, una voz muy profunda y una guitarra muy clara. Sin embargo, su actuación, al menos en mi caso, se vio opacada por las visuales irrevocablemente hipnóticas que Josefina Claver goteó con soberbia exactitud. Ella utiliza tintura de alcohol y fluidos para crear lo que ha denominado “Mi mundo“, una expresión estética sumamente innovadora y evocativa. Dentro de sus proyecciones, encontré plantas creciendo, sangre circulando por alguna arteria, la destrucción del mundo, e incluso, sin darme cuenta, también encontré mis miedos.

Para el cierre, la melancolía dio lugar a la alegría y a la celebración. Algo tiene sexteto (percusión, trombón, voz, bajo, guitarra y teclado) nos deleitó con un poco de salsa, bossa nova, boleros, samba, candombe y milonga. Ellos cantaban “la luna está girando” y las chicas a cargo de las visuales hacían girar la luna. Ellos cantaban “Bonito tambor” y ellas seguían el ritmo con una cadencia magnífica. La sincronización y el ritmo contagiaron a absolutamente todos, y la banda se despidió en medio de un aplauso cerrado y contundente.

Fue otra noche de sorpresas, como me tiene acostumbrado el Sofar. El primer evento del año demostró que los chicos del staff están madurando y que la dinámica interna del evento fluye cada vez mejor. Sin embargo, el mensaje sigue siendo el mismo: respetar a los artistas y valorar su música. Los políticos y la burocracia serán siempre un obstáculo para la felicidad. Por suerte, siempre tendremos la música.

Facebook
WhatsApp
Twitter
Email

Paseo por el zoológico

This post is also available in: English “No es necesaria tanta concentración para darse cuenta de que el murmullo de las ferias es un coro

Read More »

Ahora voy por otros

This post is also available in: EnglishDesde aquel momento, desde aquella brisa y aquella sensación de humedad en el cuerpo, de calor sobre los hombros,

Read More »

Borrar, borrar, borrar

This post is also available in: English La falta de inspiración es uno de los tópicos más inspiradores de la literatura. Millones de personas alrededor

Read More »

This post is also available in: enEnglish