This post is also available in: enEnglish

Un brebaje que altere las funciones

del tiempo, que intervenga en esta puja

contra el cosmos, que quiebre las agujas

del cielo, que incinere las cordones

de los que las humanas marionetas

cuelgan con pretendida libertad:

un licor, o un retazo de beldad

que aplaque este desierto de siluetas

frígidas que me dejan abatido;

hasta que una resaca existencial

me susurró una astilla de verdad:

que en el negro universo no hay sentido,

que la literatura y la bebida

son apenas pasajes por la vida.

Jerónimo Corregido

Abemama, Kiribati. Julio de 2017

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

This post is also available in: enEnglish