This post is also available in: enEnglish

De manera frecuente, quiero estar en muchos lados a la vez y eso, casi siempre, es imposible. En el evento que organizaron Firpolar y Simbiosis junto a Mundo Perro el sábado 4 de noviembre, me perdí las dos primeras bandas (Firpolar y SNLT), pero puedo dar testimonio de la otra mitad del evento.

 

 

 

 

 

Llegamos con un grupo de amigos, atravesando un pasillo complejo para desembocar en un patio amplio con paredes repletas de grafitis. Como signo de bendición, la luna se posó sobre el escenario tras una alta enredadera tupida, una pantalla de LED romboidal y justo por detrás de Simbiosis.

 

 

 

 

Simbiosis es una banda bahiense radicada en La Plata que tiene una energía y un talento impresionantes. Según su sitio web, “funk por momentos explosivo y rancio, por momentos, dulce y ventoso. Ayuda al dolor de isquiotibiales, a la liberación mental y a la concientización del espacio”. Solo podría agregar a esta maravillosa descripción que su funk de a ratos me recordó al flaco Spinetta y que sus coros invitan a viajar. Según Mati: “no pueden hacer un funk más bailable”.

Casi sin que nos diéramos cuenta, el lugar pasó de estar semi-colmado a estar repleto. Sin embargo, siempre hubo espacio para bailar con tranquilidad. Simbiosis terminó y la luna nos saludó y se escondió detrás de la parra. Junto con la claridad posterior, arrancaron los DJ de Mundo Perro, y desde ahí en adelante, solo nos dedicamos a bailar.

 

 

 

 

La energía se fue incrementando, de la mano de un tech-house muy fino y cuidado. De a ratos, los ritmos se tornaban un tanto más oscuros, para luego resplandecer y, en ese oleaje, nos mantuvieron moviendo los pies hasta las ocho de la mañana.

Siempre es así con Mundo Perro: nunca defraudan. Ya sea en un edificio de departamentos al lado de la UOCRA, en La Ferretería Bar Cultural o en el Centro de Estudiantes de La Pampa. Ellos le ponen el cuerpo a la música y a los eventos que organizan, y eso tiene sus frutos. Se les ve en la cara que disfrutan cuando mezclan. Y, a su vez, ellos saben que nuestro disfrute está en sus manos y lo manejan con una responsabilidad conmovedora.

 

 

 

 

Feli me dijo en un momento una frase que nos define como grupo de amigos, pero que tranquilamente podría definir el ambiente en los eventos mundoperreanos: “se siente una relación de primos hermanos acá. Parece que fuéramos todos primos hermanos”. No lo podría definir mejor. El under platense tiene cada vez más fuerza y este sábado hubo otra demostración cabal de que esto solo va a seguir creciendo.

 

 

 

Facebook
WhatsApp
Twitter
Email

En tiempos de crisis

This post is also available in: EnglishA tres meses de las elecciones presidenciales de 2039, la situación social en Argentina no podía ser peor. Luego

Read More »

Paseo por el zoológico

This post is also available in: English “No es necesaria tanta concentración para darse cuenta de que el murmullo de las ferias es un coro

Read More »

This post is also available in: enEnglish