This post is also available in: enEnglish

Este artículo es una continuación de la serie “La Patagonia en 5 ciudades“. Si querés leer el primer artículo de la serie, lo podés encontrar en el siguiente link.

La cuarta parada dentro de nuestra recorrida patagónica fue la ciudad de El Calafate y llegamos al mediodía en medio de un ambiente de fiesta generalizado. Todos los años, durante mediados de febrero, se realiza la Fiesta Nacional del Lago, en la cual se celebran eventos deportivos y culturales. Este año, se presentaron Luis Fonsi, Marco Antonio Solis, Los Fabulosos Cadillacs, Cristian Castro, La Beriso, Damas Gratis, Guasones, Kapanga, Karina, La Oreja de Van Gogh y el Chaqueño Palavecino, entre otros. Hubo música para todos los gustos y se notaba que el alcohol tampoco faltaba. Además de los turistas que se acercan desde todo el mundo para ver el Glaciar Perito Moreno, miles de chilenos cruzaron la cordillera para asistir al festival. La ciudad estaba al borde del colapso. Cuando llegamos al hostel, esto se volvió incluso más evidente: cola para hacer el check-in, cola para ir al baño, cola para comprar comida, cola hasta para hacer cola…

Dejamos las mochilas en un rincón del hostel y nos fuimos sin intención de volver hasta la noche. Queríamos navegar por el Lago Argentino y por sus brazos interiores para ver los glaciares desde el agua, pero era demasiado tarde para tomar el tour en catamarán, así que nos conformamos con acceder a las pasarelas del Parque Nacional Los Glaciares. También existe la posibilidad de caminar por arriba de los glaciares y tomar un whiskey con hielo del glaciar.

Moverse en el sur de Argentina es caro, pero en El Calafate es más caro. Desde la terminal de micros hasta el Parque Nacional Los Glaciares, el transporte sale $600 (ida y vuelta) y no hay otra opción, ya que todas las compañías que operan ese viaje cobran lo mismo.

Saliendo del centro de El Calafate me di cuenta que Macarena, nacida en Río Gallegos y criada entre El Calafate y El Chaltén, tenía razón: el crecimiento de El Calafate es abrumador. La ciudad se está expandiendo en todas direcciones, y hay edificios y casas en construcción en casi todas las cuadras. En 2001, vivían 6.500 personas en El Calafate; en 2010, el censo contó a 16.000 personas; en 2014, ya había 21.000 calafateños; se calcula que en 2020 vivirán aquí más de 28.000 personas.

El micro hasta el Parque Nacional Los Glaciares tarda 45 minutos. En el trayecto, la ruta corre por las costas del gigantesco Lago Argentino, con sus brillantes tonalidades turquesa y azul. La estepa patagónica, repleta de calafates y arbustos espinosos, comienza a convertirse de a poco en bosque andino patagónico, y las lengas, los ñires y los guindos comienzan a dominar el paisaje a medida que la temperatura baja. El Parque Nacional Los Glaciares tiene una superficie de 726.927 hectáreas, y la entrada cuesta $260 para argentinos y $500 para extranjeros.

Una vez que pasamos la entrada del parque nacional, la ruta bordea el Brazo Rico del Lago Argentino y empiezan a aparecer bloques de hielo flotando por el agua que nos avisan que estamos cerca. Luego, la revelación: desde su escondite emerge imponente el Glaciar Perito Moreno. El tercer glaciar más grande de Argentina (luego del Glaciar Viedma y el Glaciar Upsala) tiene la altura del obelisco y su superficie es más grande que la de la ciudad de Buenos Aires. Este descomunal monstruo de hielo tiene la capacidad de dejar perplejo hasta al más incrédulo.

Cuando bajamos a las pasarelas, pudimos apreciar de cerca el tamaño de este macizo. Los circuitos de pasarelas recorren todo el frente del glaciar, bordeando el Canal de los Témpanos y, cuando llegamos abajo, sentimos como si alguien hubiese dejado abierta la puerta del freezer.

De repente, la calma absoluta se ve interrumpida por un estruendo similar al ruido de un rayo: un gigantesco bloque de hielo cae al agua y los flashes encandilan al glaciar. Con Ángel nos miramos sin poder creer que ese ruido venga del glaciar. A los pocos minutos, otro ruido, pero esta vez se asemeja más al rugido de un puma: el interior del glaciar se agrieta. Y solo entonces nos damos cuenta que el glaciar está vivo, que se mueve, que corren ríos por su interior y que sus paredes se caen y se renuevan. Y luego otro rayo, y luego otro rugido.

El Parque Nacional Los Glaciares se encuentra dentro del Campo de Hielo Patagónico Sur (compartido entre Argentina y Chile). Este territorio de hielos eternos tiene una extensión de 370 km de norte a sur, un ancho promedio de 35 km y cuenta con 48 glaciares principales. Debido a su posición dentro de este campo de hielo, el Glaciar Perito Moreno se mantiene relativamente estable, pero los dos glaciares más grandes de Argentina no corren con la misma suerte. En los últimos tres años, el Glaciar Viedma retrocedió tanto como en los 17 años anteriores.

Por su parte, un estudio realizado por el científico Pedro Skvarca permitió demostrar que el Glaciar Upsala retrocedió más de 10 km en menos de 50 años. Casi la mitad se perdió en la última década.

Era la segunda vez en el viaje que me encontraba con evidencia concreta del retroceso de los glaciares (la primera había sido en El Bolsón). Por eso, le pregunté a Maca, que vivió toda su vida rodeada de ellos, qué me podía decir al respecto:

“Todos los días escuchamos hablar sobre el calentamiento global y cómo afecta de manera negativa al mundo. Para los que nos criamos acá, en esta tierra rodeada de glaciares, esto es algo evidente: los glaciares han retrocedido enormemente, y por esa triste razón, en pocos años se prohibió realizar actividades como caminatas sobre algunos de ellos. Esto sucedió con el glaciar de Laguna Torre y también con el gigantesco Glaciar Viedma, ubicado en las cercanías de El Chaltén, ya que el acceso se tornó muy peligroso.

El problema explicado por un amigo geólogo parece sencillo de entender: la combustión y la contaminación generan cada vez más Co2, y éste forma una capa que actúa como aislante e impide que el calor salga, por lo cual vuelve a impactar sobre la Tierra. Según expertos, los glaciares han retrocedido un 10% y hasta un 20% en tan solo 20 años. A este paso, solo nos quedarán las fotos para mostrarle a nuestros nietos. Creo que cada uno de nosotros debería asumir activamente su responsabilidad en el cuidado del medio ambiente“.

Todo aquel que tenga la posibilidad económica de visitar El Calafate debería recorrer el Glaciar Perito Moreno lo más pronto posible: puede que sea el próximo afectado por el cambio climático.

 

 

 

 

Continúa en el capítulo 5.

Facebook
WhatsApp
Twitter
Email

Paseo por el zoológico

This post is also available in: English “No es necesaria tanta concentración para darse cuenta de que el murmullo de las ferias es un coro

Read More »

Ahora voy por otros

This post is also available in: EnglishDesde aquel momento, desde aquella brisa y aquella sensación de humedad en el cuerpo, de calor sobre los hombros,

Read More »

Borrar, borrar, borrar

This post is also available in: English La falta de inspiración es uno de los tópicos más inspiradores de la literatura. Millones de personas alrededor

Read More »

This post is also available in: enEnglish