This post is also available in: enEnglish

En una nueva visita a Bariloche, renové mi amor por esta ciudad rionegrina. Decir que Bariloche crece es una obviedad, pero decir que lo hace respetando su espíritu no lo es. La noté resplandeciente, enérgica y encantadora.

En línea con la gigantesca expansión de la cerveza artesanal en el país, la marca Patagonia inauguró en junio de 2016 su nuevo parador en la capital turística de Río Negro. Escondida entre la espesura del bosque que rodea Colonia Suiza (a 25 kilómetros del centro cívico), donde también se encuentra la fábrica original de la cerveza Berlina, Patagonia armó un predio de 3 hectáreas que cuenta con una fábrica experimental de cerveza, campos de lúpulo, un restaurante, bodegas de fermentación y dos miradores descomunales con una vista inmejorable del Lago Moreno.

El complejo está ubicado en el kilómetro 24.7 de la ruta provincial 77 (Circuito Chico) y este kilómetro le da nombre a una de mis cervezas preferidas: la Patagonia IPA 24.7. Además de esta cerveza, que desde hace algunos meses se puede conseguir en las góndolas de todos los supermercados, se pueden probar tres variedades más de IPA, una stout, una cerveza de miel y la oferta cervecera cambia a lo largo del año.

Bajo un sol radiante, ante la inmensidad de un bosque de lengas interminable, disfruté los últimos sorbos de mi 24.7 imantado por el azul del Lago Moreno, continuación del Nahuel Huapi, uno de los lagos más hermosos de Argentina. Esta fue mi cuarta visita a Bariloche, pero estoy seguro de que no fue la última.

Este viaje continúa en el segundo artículo de la serie. Si lo querés leer, podés hacerlo en el siguiente enlace.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

¡Las violetas, las violetas!

This post is also available in: English «La costumbre nos teje, diariamente, una telaraña en las pupilas». Oliverio Girondo   ¿Por qué no lo hago

Read More »

Las almas no mueren

This post is also available in: English Pintura de El Hombre Grenno. Juliana salió al patio de su casa con la campera puesta y, luego

Read More »

This post is also available in: enEnglish