This post is also available in: enEnglish

¿Por qué nos tratamos de autoconvencer de vivir en la mentira cuando, de manera transparente, la verdad nos estalla en la cara, dejando esquirlas por todo el cuerpo que no sanarán jamás? ¿Acaso alguien cree que la vida es asistir monótonamente al colegio de niños, estudiar de adolescentes, y trabajar como esclavos de adultos, hasta que el cuerpo y la mente digan basta, y el sistema nos «jubile»? Eso no puede ser la vida, me niego rotundamente a creerlo…

El trabajo dignifica, escribió una vez Carlitos, con la autoridad que le brinda esa tupida barba: no puedo estar más en desacuerdo. El ocio dignifica, querido lector, y el trabajo esclaviza, nos convierte en amebas atrapadas en la corriente voraz del capitalismo. Tomarse una cerveza con amigos dignifica, sonreír con «Rayuela» dignifica, caminar por el bosque y deleitarse con el canto de los pájaros dignifica, un abrazo bien fuerte y un te quiero dignifican, mirar el atardecer en la playa dignifica.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

Las almas no mueren

This post is also available in: English Pintura de El Hombre Grenno. Juliana salió al patio de su casa con la campera puesta y, luego

Read More »

This post is also available in: enEnglish