This post is also available in: enEnglish

 

 

Un motociclista tailandés que llevaba a su bebé de seis meses en una canasta en la parte trasera de su moto quedó encerrado en una rotonda frente al templo Wat Golden Mount el pasado jueves. El sujeto, de unos cincuenta y dos años, entró a la rotonda en dirección sur y debía salir en dirección oeste, pero nunca pudo salir y quedó atrapado en la plazoleta rectangular, girando sin cesar. El hecho fue alertado por dos señores de unos setenta años que se encontraban disputando una reñida partida de ajedrez en la plazoleta y se vieron perturbados por la brillante remera verde del conductor.

La familia acudió preocupada, y en fila, la mujer, las dos hijas, el hijo mayor y el hermano, le gritaban al unísono para que deponga su actitud. Para desgracia de la familia, Thunbarenbini Dunaldhumi había llenado el tanque de la moto minutos antes. Algunos parientes, preocupados por el bebé, hablaban entre ellos y gesticulaban. Otros, ya cansados, y notando que Thunbarenbini Dunaldhumi parecía muy convencido, se consiguieron un Pad Thai y una Chang bien fría, y se sentaron a esperar en la plazoleta. Cuando la nafta se acabó, Thunbarenbini Dunaldhumi finalmente se detuvo.

Sus parientes preguntaron nerviosos y Thunbarenbini Dunaldhumi respondió con naturalidad: “Quería probar la moto nueva, y encima Atthutaya se durmió bárbaro en la canasta, así que no la quería despertar”. La mujer asintió y agregó algunas palabras al respecto del insomnio del infante. Los niños también asintieron, de modo que, repartidos en varias motos, el conductor, su bebé, la esposa, las hijas, el hijo, el hermano y los vendedores de Pad Thai se fueron lentamente a sus respectivas casas.

 

Facebook
WhatsApp
Twitter
Email

En tiempos de crisis

This post is also available in: EnglishA tres meses de las elecciones presidenciales de 2039, la situación social en Argentina no podía ser peor. Luego

Read More »

Paseo por el zoológico

This post is also available in: English “No es necesaria tanta concentración para darse cuenta de que el murmullo de las ferias es un coro

Read More »

This post is also available in: enEnglish