La biblioteca del señor Linden

Es sabido que en los pueblos todos se conocen con todos: no hay secretos, ni mucho que ocultar, cuando se ven las mismas caras día tras día. Viví poco tiempo en este lugar del cual les hablo, pero me sirvió para acostumbrarme a los mismos rostros familiares una y otra...